Radio en VIVO

De su interés

Paros y bloqueos en Tocaima por falta de agua

 

 Por: Ingeniero Enrique Molano

El municipio de Tocaima, Cundinamarca denominada la Ciudad Salud de Colombia, se sumó a la oleada de paros y bloqueos que sacuden el país, pero, en este caso, por una situación concreta: más de 10 días sin agua.

La protesta comenzó el día domingo, pero se agravó el lunes ante la falta de solución con compromiso. Este día lunes, desde la mañana, se conformó un comité que decidió ir al cruce entre la salida de Tocaima y la vía que conduce a Girardot. Se bloquearon todas las vías que permiten la entrada al municipio, la vía a Agua De Dios y la vía a Girardot.

No se permitía el paso de ningún vehículo, con excepción de ambulancias, bomberos y policía, además de aquellos que llevaban personas que tenían citas médicas en Girardot. Adicionalmente se abría el paso cada cierto tiempo para no perjudicar, de manera excesiva a los buses y a los viajeros de carros particulares. Hasta el momento del cierre de esta edición no se había presentado ningún incidente que lamentar.


La situación que llevó al paro comenzó hace aproximadamente diez días cuando el municipio se quedó sin servicio de agua, líquido vital, algunos carro tanques suministraban agua a zonas vitales, como el centro de la población, pero esto generó también críticas ya que muchas personas alegaban que se atendía más a fincas y casas de los llamados personajes, antes que los barrios más populosos y con más necesidades.

El domingo, el Alcalde, Julián Mora, fue donde los que estaban bloqueando las vías y se comprometió a tener un dialogo con la comunidad el lunes a las 8 AM en la casa de la cultura. En efecto la cita se cumplió, pero se trasladó al coliseo Pepe Zabala, para mantener el distanciamiento y prevenir el contagio del Covid 19.

El alcalde asistió muy cumplido a la cita con la comunidad y escucho todas las quejas. El problema es que la gente esperaba el anuncio de soluciones, pero esto no se pudo hacer dado que no es claro dónde está la responsabilidad. Si en la alcaldía, en la empresa Ingeaguas prestadora del servicio o en Tocagua, entidad que pertenece a los municipios de Tocaima y Agua De Dios, que debe ejercer la supervisión del trabajo de Ingeaguas. El contrato entre Tocagua e Ingeaguas nace de una licitación entregada a 20 años, durante el final del periodo del entonces alcalde Fernando Afanador. Es decir, hace aproximadamente 6 años.

Este enredo de entidades comprometidas hace que la responsabilidad se diluya y terminaron cargándose la culpa unos con otros. La reunión terminó sin que se llegara a ningún acuerdo, solución o compromiso.

Ante ello, se formó el comité del paro, apoyado por dos concejales y decidieron bloquear el cruce de la salida de Tocaima con la vía que conduce a Girardot. Esto se cumplió muy rápidamente con el apoyo de un buen número de habitantes del municipio, desesperados por la falta de un líquido vital. 


A medida que transcurría el día más personas comenzaron a unirse y más vehículos a sufrir el bloqueo de la vía, pero destacamos nuevamente que no se produjo ningún incidente que lamentar.

A diferencia de los paros nacionales de los meses pasados, que protagonizó la comunidad joven, en esta ocasión la mayoría eran adultos que tienen que enfrentar el bienestar de sus familias. El canto que los animaba era "Queremos Agua".

Parte del problema es que todo el mundo hablaba del contrato, pero no conseguimos ninguna persona que lo hubiese leído. Tampoco logramos encontrarlo en Internet.

El bloqueo logró que varios medios de comunicación pertenecientes a municipios cercanos a Tocaima, llegaron para cubrir lo que estaba aconteciendo.

Si bien es cierto que no pudimos ver el contrato, sí nos encontramos con un informe de la Superintendencia de Servicios Públicos de Agosto del 2019, es decir durante la administración anterior, donde se hace una revisión al contrato y nos sorprendió la cantidad de alertas que dicho informe presentaba sobre lo que estaba pasando.

El objeto del contrato es: "La operación, financiación, rehabilitación, construcción, expansión y mantenimiento de la infraestructura de los servicios públicos domiciliarios de acueducto, alcantarillado y sus actividades complementarias en el área de operación y en general la prestación de los servicios de acueducto y alcantarillado en dicha área, de conformidad con el régimen jurídico aplicable al Contrato, los términos y condiciones que establecen en el mismo la oferta del operador aceptada por el contratante y los pliegos de condiciones de la convocatoria pública..."

Allí se indica que la empresa Ingeaguas, con un recaudo de más de cuatro mil millones de pesos anuales, apenas produce una utilidad de algo más de 4 mil pesos, lo que hace que la operación difícilmente sea rentable.

Sobre la fuente de abastecimiento, ríos Calandaima y Magdalena no se realizan mediciones del caudal, pero se reportan 140 l/s sin que se entienda cómo se llega a este dato.

La planta de tratamiento de aguas que existe desde la década de 1950 cuenta con una capacidad de 70 L/s pero se opera con un caudal de 30 a 50 L/s, lo que significa que tiene capacidad sobrante entre el 50% y el 30%.

La salida del agua de la planta muestra turbiedad, PH y cloro residual y cerca de 10 pruebas necesarias no sé realizan o no se tenían resultados.

La red es de 27 kms., pero no se encuentra sectorizada ni se mostraron soportes sobre el mantenimiento preventivo.

La continuidad del servicio en los años 2017 y 2018 en el casco urbano no cumplió con lo dispuesto en el Contrato de Condiciones Uniformes. Adicionalmente la continuidad clasifico como NO satisfactoria. 

Las suspensiones del servicio durante los años 2017 y 2018 fueron del tipo NO avisadas.

Las pérdidas de agua en Tocaima se encontraron entre el 40% y el 60% con un promedio del 43%.

Podríamos seguir, pero el artículo se haría interminable. Pero si nos queda una enrome inquietud:

El informe del cual tomamos los datos es de agosto del 2019, pero desconocemos porqué la administración anterior no tomó rápidas cartas en el asunto. Tampoco sabemos si le advirtieron en el empalme a la administración entrante sobre esta bomba de tiempo que tenía el municipio ni porqué las secretarías responsables no investigaron o tomaron acción con esta gravísima situación que iban a tener en las manos y que difícilmente podrían manejar.

Ahora, consideramos nosotros, el Alcalde y el Concejo Municipal, que ya conocen la situación, y hasta dónde puede llegar, debe darle absoluta prioridad a este tema y exigirle planes y resultados a los funcionarios responsables.



 

No hay comentarios