Radio en VIVO

De su interés

Variante ómicron: lo que debe saber

 

Actualizado el 20 de dic. del 2021

Aparición de la variante ómicron

El 24 de noviembre del 2021, se notificó a la Organización Mundial de la Salud (OMS) una nueva variente del SARS-CoV-2, B.1.1.529. Esta nueva variante se detectó por primera vez en muestras recolectadas el 11 noviembre del 2021 en Botsuana y el 14 de noviembre del 2021 en Sudáfrica.

El 26 de noviembre del 2021, la OMS nombró a la variante ómicron B.1.1.529 y la clasificó como variante de preocupación (VOC, por sus siglas en inglés). El 30 de noviembre del 2021, los Estados Unidos designaron la variante ómicron como variante de preocupación, y el 1 de diciembre del 2021 se identificó el primer caso confirmado en los EE. UU. de la variante ómicron.

Los CDC han colaborado con socios de salud pública y de la industria a nivel mundial para obtener información acerca de la variante ómicron, mientras seguimos monitoreando su curso. Los CDC han utilizado vigilancia genómica durante el transcurso de la pandemia para hacer un seguimiento de las variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, y sugerir práctica de salud pública. Todavía no sabemos con qué facilidad se propaga, la gravedad de los casos o la eficacia de las vacunas y los medicamentos disponibles para combatirla.

Más allá de la gran atención que acapara la variante ómicron, la variante delta sigue siendo la principal variante que está circulando en los Estados Unidos.

Dónde se ha detectado la variante ómicron en los Estados Unidos

Los CDC están trabajando con los funcionarios de salud pública a nivel local y estatal para monitorear la propagación de la variante ómicron. Este mapa muestra los estados que detectaron al menos un caso de COVID-19 a causa de la variante ómicron. Obtenga más datos de vigilancia sobre la variante ómicron mediante la Herramienta de seguimiento de datos del COVID-19.

Lo que sabemos acerca de la variante ómicron

Infección y propagación

  • ¿Con qué facilidad se propaga la variante ómicron? Es probable que la variante ómicron se propague con mayor facilidad que el virus original del SARS-CoV-2; aún se desconoce la facilidad con que se propaga la variante ómicron en comparación con la variante delta. Los CDC esperan que cualquier persona infectada por el virus de la variante ómicron pueda propagar el virus a otras personas, incluso si están vacunadas o no tienen síntomas.
  • ¿Puede enfermarse más gravemente a causa de la variante ómicron? Se necesitan más datos para saber si las infecciones por la variante ómicron, y en especial los casos de reinfección e infección en vacunados, causan enfermedad más grave o más casos de muerte que las infecciones por otras variantes.
  • ¿Funcionarán las vacunas contra la variante ómicron? Se espera que las vacunas actuales protejan contra casos graves, hospitalizaciones y muertes a causa de la infección por la variante ómicron. Sin embargo, es posible que ocurran casos de infección en vacunados en personas que están totalmente vacunadas. Contra otras variantes, como la delta, las vacunas siguieron siendo efectivas para evitar enfermarse gravemente, ser hospitalizados y morir. La reciente aparición de la variante ómicron destacó aún más la importancia de la vacunación y las dosis de refuerzo.
  • ¿Funcionarán los tratamientos contra la variante ómicron? Los científicos están trabajando para determinar la efectividad de los tratamientos actuales contra el COVID-19. Con base en el cambio en la composición genética de ómicron, es probable que algunos tratamientos sigan siendo efectivos mientras que otros resulten menos efectivos.

Contamos con las herramientas para combatir la variante ómicron

Las vacunas siguen siendo la mejor medida de salud pública para proteger a las personas contra el COVID-19, desacelerar la transmisión y reducir la probabilidad de infección por nuevas variantes emergentes. Las vacunas contra el COVID-19 son altamente efectivas para evitar enfermarse gravemente, ser hospitalizado y morir. Los científicos actualmente están investigando la variante ómicron, incluido el nivel de protección de las personas totalmente vacunadas contra la infección, hospitalización y muerte. Los CDC recomiendan que para protegerse del COVID-19 todas las personas de 5 años de edad o más deben estar totalmente vacunadas. Los CDC recomiendan que todas las personas de 18 años de edad o más reciban una dosis de refuerzo al menos dos meses después de la vacuna inicial de J&J/Janssen o seis meses después de completar el esquema de vacunación principal contra el COVID-19 con la vacuna de Pfizer-BioNTech o Moderna.

Las mascarillas ofrecen protección contra todas las variantes. Los CDC siguen recomendando el uso de mascarilla en entornos públicos cerrados en áreas de transmisión en la comunidad sustancial o alta, independientemente del estado de vacunación. Los CDC ofrecen asesoramiento acerca de las mascarillas para las personas que desean obtener más información acerca del tipo de mascarilla adecuado según las circunstancias.

Las pruebas pueden indicarle si actualmente está infectado por COVID-19. Se utilizan dos tipos de pruebas para detectar una infección actual: pruebas de amplificación de ácido nucleico (NAAT) y pruebas de antígeno. Las pruebas NAAT y de antígenos solo pueden detectar si actualmente tiene una infección. Las personas pueden utilizar la herramienta para la realización de pruebas virales del COVID-19 para determinar qué tipo de prueba usar. Se necesitarían pruebas adicionales para determinar si su infección fue causada por la variante ómicron. Visite el sitio web de su departamento de salud estataltribal, local o territorial para buscar la información más reciente sobre las pruebas de detección.

Las pruebas de detección caseras le permiten hacerse una prueba en casa o en cualquier otro lado, son fáciles de usar y los resultados son rápidos. Si la prueba casera arroja un resultado positivo, quédese en casa o aíslese durante 10 días, use una mascarilla si tiene contacto con alguien más y llame a su proveedor de atención médica. Si tiene preguntas acerca del resultado de una prueba casera, llame a su proveedor de atención médica o departamento de salud pública.

Hasta que sepamos más acerca del riesgo de la variante ómicron, es importante utilizar todas las herramientas disponibles para protegerse y proteger a los demás.

Qué están haciendo los CDC para obtener más información acerca de la variante ómicron

Características del virus

Los científicos de los CDC están trabajando con socios para recopilar datos y muestras del virus que pueden estudiarse para responder preguntas importantes acerca de la variante ómicron. Ya están en marcha experimentos científicos. Los CDC brindarán actualizaciones lo antes posible.

Vigilancia de variantes

En los Estados Unidos, los CDC utilizan la vigilancia genómica para hacer un seguimiento de las variantes del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19, a fin de identificar con mayor rapidez estos resultados y actuar en consecuencia para proteger la salud pública. Los CDC implementaron varias maneras de conectar y compartir los datos de las secuencias genómicas producidos por los CDC, los laboratorios de salud pública y los laboratorios de diagnóstico comerciales a través de bases de datos de acceso público mantenidas por el Centro Nacional de Información Biotecnológicaícono de sitio externo (NCBI, por sus siglas en inglés) y la Iniciativa Mundial de Intercambio de Datos sobre la Influenza Aviarícono de sitio externo (GISAID, por sus siglas en inglés). Si una variante circula a una frecuencia del 0,1 %, la probabilidad de que se detecte en el sistema nacional de vigilancia genómica de los CDC es superior al 99 %.

Fuente del contenido: Centro Nacional de Vacunación y Enfermedades Respiratorias (NCIRD)División de Enfermedades Virales

No hay comentarios