publicidad

De su interés

La historia desconocida del Castillo del Salto del Tequendama

 


La edificación ahora recuerda la leyenda del Dios Bochica y habla de los Muiscas. Foto: Twitter @diegonzalez|@GRamirezF_D

Antes de ser un museo, la mítica infraestructura pasó por varios "oficios", descubre cuáles y cómo terminó siendo un museo. 

La infraestructura del Hotel del Salto del Tequendama, ha sido escenario de varios "funciones" a lo largo del tiempo. Descubre cuáles son y cómo terminó convirtiéndose en un museo con atractivo turístico y casi "paranormal" de Cundinamarca. 

Según referencias bibliográficas, la edifición es del siglo XX, cuando Pedro Nel Ospina, presidente de aquella época, ordenó la construcción de la Estación del Ferrocaril del Sur, acompañado, de una casa de 5 pisos, que fungiría como un hotel. 

Arturo Tapias y Ramón Barba Guichard hicieron los diseños de la casa, que tendría 1.470 metros cuadrados de construcción y además debería ser "algo de lujos". De hecho, para la época, era algo maravilloso, por que construir algo, a la orilla de un precipio y que además tuviera esa vista maravillosa, era una gran novedad. 

La casa finalmente tuvo una construcción de 5 niveles, dos sótanos, dos pisos principales y funcionó hasta los años 50's como un hotel, pero luego, vendieron la propiedad a un particular y a eso se le sumó la contaminación del río, lo que hizo que el lugar fuera cayendo en decadencia.  Luego fue vendida, para funcionar como un restaurante, hasta mediados de los 80's, pero terminó "abandonada y descuidada" hasta el 2009. Fue el lugar de vandalismo y ritos espirituales, que convirtieron esta obra arquitectónica, en una obra "casi al colapso". 

Durante esos años, se ganó la fama del "Lago de los Muertos", a causa de que muchas personas decidieron lanzarse desde allí, por eso, aseguran que la casa tiene una energía enigmática y ahora, ha sido atractiva desde lo "paranormal" para muchos visitantes. Luego de atravesar todos esos escenarios, la Granja Ecológica el Porvenir, logró hacer lo impensable, trata de recuperar la infraestructura, con ayuda de embajadas e instituciones universitarias, recuperaron el espacio y en el 2018, se convirtió en un "bien de Interés Cultural del ámbito nacional". 

La edificación ahora recuerda la leyenda del Dios Bochicha, es un espacio para conocer las historias de los Muiscas, el pueblo indígena que caminó en estas tierras, antes de la llegada de los españoles y es un verdadero atractivo turístico, del que podrás maravillarte de la naturaleza. ¿Ya conoces este destino? 

No hay comentarios