publicidad

De su interés

Argentina: radiografía de una crisis política y económica

 Manifestaciones en apoyo a la vicepresidenta

Foto: EFE/ Juan Ignacio Roncoroni

La crisis política en Argentina ha dado un nuevo giro luego del atentado contra Cristina Fernández. Hasta ahora es incierto el panorama en un país donde los últimos 20 años la inestabilidad ha sido el acompañante cotidiano.

El atacante de la vicepresidenta no pudo accionar el arma que apuntaba directamente contra la cara de la funcionaria. De no haber corrido con esa suerte, el escenario hoy sería otro.

El presidente Alberto Fernández decretó este viernes feriado y aunque parte de la clase política se quejó por la medida, el país acató la medida. Mientras tanto en la Casa Rosada no paran las reuniones con ministros.

A la crisis política hay que sumarle la económica. La tasa de variación anual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) se ubicó el mes pasado en 71 por ciento, es decir 7 puntos por encima de junio y la inflación acumulada de 2022 es de 46,2 por ciento.

Ya el atacante de la vicepresidenta había hecho declaraciones en la televisión en contra del gobierno y además está relacionado a grupos radicales. Fernando Andrés Sabag Montiel, es el nombre del agresor que por poco desata una catástrofe en ese país.

 

Seguridad Reforzada

 

El cuerpo de Granaderos, que se ocupa de la custodia de la casa de gobierno, desplegó hoy un operativo especial, luego de que un hombre intentara dispararle a Cristina Kirchner en la puerta de su edificio.

Los sucesos generaron una situación de alerta especial en el Estado y el histórico cuerpo de caballería del Ejército Argentino hoy apareció en Casa Rosada vestidos de fajina y portando armas largas, en lugar de vestir su tradicional uniforme azul, con charretera, pechera y un sable.

Habitualmente los granaderos desfilan entre la Casa Rosada y la Catedral y son fotografiados por turistas. Pero hoy al menos dos granaderos armados se ubicaron en el hall de entrada de la casa de gobierno, mientras que otros estaban de ronda por los pasillos del edificio.

En la Plaza de Mayo, en tanto, muy temprano se desplegó un extenso vallado para marcarle un perímetro a la movilización que se espera a partir del mediodía. Las vallas, que de todas formas tienen baja estatura, se ubicaron a varios metros de las rejas de la Casa Rosada, de modo que los manifestantes estén a varios metros de distancia del edificio.

En el Gobierno aún no confirman si funcionarios o altos dirigentes hablarán durante la marcha, convocada “en defensa de la democracia”. “Habrá mucha gente, columnas organizadas y autoconvocados. No se sabe aún si habrá oradores”, señaló una importante fuente el oficialismo. Es un tema delicado, a la luz del hecho de violencia registrado anoche en Recoleta.


REDACCIÓN INTERNACIONAL
Con información de La Nación – GDA

 

No hay comentarios