Radio en VIVO

De su interés

¿Quién es El Espíritu Santo? Cuál es su Función y Manifestación

 


El Espíritu Santo es una persona real que vino a residir dentro de los verdaderos seguidores de Jesucristo después de que Jesús se levantó de entre los muertos y ascendió al cielo.

 

Jesús les dijo a Sus apóstoles….”Pediré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre; el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le mira ni le conoce, sino que vosotros le conocéis, porque permanece con vosotros, y estará en vosotros. No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros”.

 

No es una sombra vaga y etérea, ni una fuerza impersonal. Él es una persona igual en todos los sentidos a Dios Padre y a Dios Hijo. Se le considera el tercer miembro de la Divinidad. Jesús dijo a sus apóstoles….

 

(Mateo 28:18-19) “Toda potestad me ha sido dada en el cielo y en la tierra. Id, pues, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado; y he aquí, yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

 

Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y todos los atributos divinos atribuidos al Padre y al Hijo son igualmente atribuidos al Espíritu Santo. Cuando una persona nace de nuevo creyendo y recibiendo a Jesucristo, Dios reside en esa persona a través del Espíritu Santo. Tiene intelecto, emoción y voluntad.

Un papel principal es que Él da “testimonio” de Jesucristo. Él dice a los corazones de la gente acerca de la verdad de Jesucristo. El Espíritu Santo también actúa como maestro de un cristiano. Él revela la voluntad de Dios y la verdad de Dios a un cristiano. Jesús dijo a sus discípulos….

 

(Juan 14:26) “El Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas y os recordará todo lo que yo os he dicho”.

(Juan 15:26) “Cuando venga el Espíritu de verdad, os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia iniciativa, sino que hablará todo lo que oiga, y os revelará lo que ha de venir”.

 


La personalidad

¿Quién es el Espíritu Santo? Muchos consideran que el Espíritu es una fuerza impersonal, una especie de influencia divina que emana de Dios. Piensan que “el Espíritu de Dios” es sólo un sinónimo de “el poder de Dios”. Pero la Biblia enseña que es una persona, y no simplemente algún tipo de fuerza o influencia.

Es verdad que el Espíritu no tiene un cuerpo como el nuestro. No tiene manos, piernas ni brazos, pero recuerda que la personalidad es totalmente independiente del cuerpo. La personalidad existe dondequiera que haya inteligencia, razón y mente. Jesús siempre usó pronombres personales cuando hablaba del Espíritu Santo.

Juan 16:7 dice: “Sin embargo, os aseguro que os conviene que me vaya; porque si no me voy, el Consolador no vendrá a vosotros; pero si me voy, os lo enviaré”.

Jesús usó el pronombre personal; habló del Espíritu como persona; Jesús dice que es “alguien”, no “algo”.

Nota también que manifiesta características personales.

1 Corintios 1:10 dice que Él tiene conocimiento. “Las cosas de Dios no conocen a nadie, pero el Espíritu de Dios (las conoce)”. El Espíritu Santo lo sabe. Él tiene conocimiento. Sabe las cosas de Dios. Y el conocimiento implica personalidad.

Romanos 8:27 dice que el Espíritu Santo tiene una mente. Apocalipsis 2:7 dice que Él habla. Todas estas declaraciones (y muchas otras como ellas) indican que el Espíritu Santo es una persona, y por lo tanto siempre debemos tener cuidado de hablar del Espíritu Santo en términos personales. Deberíamos hablar siempre de “él” y nunca usar el pronombre “él”.

 

Es una Persona distinta de Dios Padre y de Dios Hijo, y sin embargo está unido tanto al Padre como al Hijo en la misteriosa unidad de la Santísima Trinidad. La frase “el Espíritu Santo” no es simplemente una expresión figurativa de la energía divina de Dios; el Espíritu Santo es una Persona inteligente poseída con todos los atributos de la personalidad.

 

Cuál es la función del Espíritu Santo

Fue dado para vivir dentrode aquellos que creen en Jesús, para producir el carácter de Dios en la vida de un creyente. De una manera que no podemos hacer por nuestra cuenta, el Espíritu Santo construirá en nuestras vidas el amor, el gozo, la paz, la paciencia, la bondad, la benignidad, la fidelidad, la mansedumbre y el autocontrol.

 

En vez de tratar de ser amorosos, pacientes, bondadosos, Dios nos pide que confiemos en Él para producir estas cualidades en nuestras vidas. Por lo tanto, se les dice a los cristianos que caminen en el Espíritu y que sean llenos del Espíritu. Y el Espíritu Santo les da poder a los cristianos para llevar a cabo tareas ministeriales que promuevan el crecimiento espiritual.

 

También realiza una función para los no cristianos. Él convence a los corazones de la gente de la verdad de Dios acerca de cuán pecaminosos somos, necesitando el perdón de Dios; cuán justo es Jesús, Él murió en nuestro lugar, por nuestros pecados; y el juicio final de Dios del mundo y de aquellos que no lo conocen. El Espíritu Santo tira de nuestros corazones y mentes, pidiéndonos que nos arrepintamos y volvamos a Dios en busca de perdón y una nueva vida.

 

Manifestación

La manifestación del Espíritu de Dios. Está registrado en 1 Corintios 12:7-11:

“Pero a cada uno le es dada la manifestación del Espíritu para provecho. Porque a éste es dada por el Espíritu palabra de sabiduría, palabra de ciencia según el mismo Espíritu; a otro, fe por el mismo Espíritu; y a otro, dones de sanidades por el mismo Espíritu. A otro, el hacer milagros; profecía; a otro, discernimiento de espíritus; a otro, diversos géneros de lenguas; y a otro, interpretación de lenguas. Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere “.

Estos versículos nos describen lo que es la manifestación del Espíritu Santo. Son los nueve dones del Espíritu que funcionan en medio del pueblo de Dios, así como aquellos dones que nos permiten ser testigos eficaces de Jesús de una manera sobrenatural. La palabra “manifestación” proviene de la palabra griega “phanerosis” y significa “un dar a conocer; exposición, es decir, expresión. El acto de manifestarse.”

 

La manifestación del Espíritu son los nueve dones Espirituales funcionando, operando a través de creyentes llenos del Espíritu Santo. Si deseamos ver más manifestaciones del Ministerio del Espíritu Santo, entonces necesitamos cultivar estos hermosos dones para estar funcionando más regularmente en y a través de nuestras vidas.

 

La tragedia es que en muchas iglesias en estos días, los dones del Espíritu Santo no son alentados, y a menudo no se les permite operar. Si más líderes cristianos supieran y entendieran el propósito y el poder de los dones Espirituales operando en nuestro medio, entonces todos estarían sinceramente buscando ver estos dones liberados para fluir en su medio.

 

Las Escrituras nos dicen que necesitamos “desear sinceramente” estos dones (1 Corintios 12:31; 1 Corintios 14:1-5; 12, 39). No es algo que “sucede por casualidad”. Necesita que la gente ordinaria como tú y como yo esté tan disponible para Él que pueda confiar en nosotros con su conocimiento de revelación para compartir con otros, y así ver sus necesidades satisfechas; gente recibiendo sabiduríadiscernimientoconocimiento del llamado de Dios en sus vidas; sanacionesmilagros; de hecho, cualquier cosa que el Espíritu Santo quiera revelar a y a través de nosotros.

 

La verdad es que no podemos realmente permitirnos el lujo de vivir como cristianos sin estos dones operando! Ellos son dados por Dios, y todo lo que Dios da es para nuestro beneficio y ventaja. Los ignoramos por nuestra pérdida. Muchas personas en estos días están buscando desesperadamente respuestas a sus necesidades y problemas personales; los Dones Espirituales a menudo tienen la llave de sus respuestas y son una maravillosa bendición y ayuda cuando están en operación.

La obra del Espíritu Santo

Las Escrituras enseñan que es eterno, y que su obra siempre ha estado en marcha. Él tenía una obra que hacer en el pasado; tiene una obra que hacer en el presente; y tendrá una obra que hacer en los siglos venideros.


En el pasado, participó en la obra de la creación. Él evitó que los escritores cometieran errores al escribir la Biblia. Los santos hombres de Dios fueron movidos por el Espíritu Santo.

En el futuro, también tendrá una obra que hacer (especialmente en conexión con la nación de Israel). Pero hoy queremos mirar la misión del Espíritu Santo durante esta era presente, la era en la que vivimos ahora.


Se regenera. Todo el proceso de hacerse cristiano (de principio a fin) es realmente una obra maravillosa del Espíritu. Comienza trayendo convicción al corazón humano. Cuando se predica la Palabra de Dios, el Espíritu lleva ese mensaje al corazón del pecador, y lo convence de pecado, de justicia y de juicio (Juan 16:11).

Es el agente convicto de Dios en este mundo. Él es el que presiona; es el que hace que la gente se estremezca en sus asientos; Él es el que trae lágrimas a los ojos. Trata con personas no salvas convenciendolas de su condición perdida. Una persona no salva nunca puede, en su propio poder, venir a Cristo.

El hombre está completamente aislado de Dios y cegado hasta que el Espíritu Santo abre sus ojos y lo atrae al Padre. Los que ahora son cristianos recuerdan el sentimiento incómodo que tenían en sus días de inconversos, cuando se sentaban bajo el sonido del Evangelio. Una vocecita silenciosa incluso hablaba a altas horas de la noche, y decía: “¿Y si Dios exigiera mi alma esta noche? Esa voz suplicando con tu corazón, era el Espíritu de Dios que te convencía de pecado, y te convencía de la necesidad de un Salvador.


Pero él no sólo convence a los hombres de pecado, sino que en realidad imparte una nueva vida a aquellos que responden a las condiciones de la salvación. Pablo dice en Tito 3:5:

“No por obras de justicia que hayamos hecho, sino por su misericordia que nos salvó, por el lavamiento de la regeneración y la renovación (que es) del Espíritu Santo”. La “renovación” es del Espíritu Santo.


La nueva vida, el nuevo nacimiento, la nueva creación esto dice la Biblia es todo del Espíritu Santo. Es obra del Espíritu transformar a un hombre o mujer en una nueva criatura. Imparte una nueva naturaleza a aquellos que creen en Jesucristo y se arrepienten de sus pecados. Él hace santos a los pecadores. Él hace hijos de Dios. Por supuesto que todo esto es sobrenatural.

 

El Espíritu bautiza

El bautismo al que me refiero es el bautismo del Espíritu Santo. El bautismo en agua es un símbolo externo (de parte de alguien que cree en Jesús) de que algo ha sucedido en su interior. Es un símbolo de muerte a una vida vieja de pecado y una resurrección a una nueva vida en Cristo. El bautismo del Espíritu (por otro lado) es un acto de Dios dentro de uno que cree, por el cual es hecho miembro del Cuerpo de Cristo.


Las Escrituras dejan claro que todo cristiano nacido de nuevo que ha cumplido con las condiciones de la salvación, ha sido bautizado por el Espíritu Santo en el momento de la regeneración.

La Biblia dice en 1 Corintios 12:13, “Porque por un solo Espíritu todos somos bautizados en un solo cuerpo, ya seamos judíos o gentiles, ya seamos esclavos o libres”.


Y recuerden que esta declaración fue hecha a la Iglesia en Corinto, donde había facciones y otros defectos de la fe. Y sin embargo, a estos hermanos se les recuerda que todos han sido bautizados en un solo Cuerpo por el Espíritu de Dios.

El Día de Pentecostés fue la ocasión del bautismo original del Espíritu Santo. Jesús había dicho en Hechos 1:5, poco después de su resurrección:

“Juan bautizó con agua, pero vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de pocos días”.

Entonces Jesús fue levantado, y diez días después de su ascensión, cuando los discípulos estaban reunidos de acuerdo, la Biblia dice:

(Hechos 2:2) “Vino un estruendo del cielo, como de un viento impetuoso, que llenó toda la casa donde estaban sentados”


El Espíritu de Dios llenó la habitación donde estaban sentados, y los presentes fueron literalmente sumergidos (bautizados) con el Espíritu Santo. Y cada creyente en Cristo hoy, según 1 Corintios 12:13, participa en ese bautismo en el momento de su regeneración.

Hubo seguidores de nuestro Señor Jesús antes del día de Pentecostés. Ciento veinte se reunieron en el aposento alto; leemos de más de quinientos en el país de Galilea; puede haber más de estos. Pero antes de Pentecostés, cada una de estas personas era una sola unidad creyente. Pero cuando el Espíritu Santo descendió en el día de Pentecostés, todos estos creyentes fueron constituidos juntos en el único Cuerpo de Cristo.


Estaban unidos en un solo Cuerpo. Y todo verdadero creyente hoy, en el momento de la regeneración (por un acto del Espíritu Santo), se convierte en miembro del Cuerpo de Cristo. Ninguno de nosotros puede entender cómo se hace.

Mora en nosotros

El Espíritu realmente entra en el corazón de un recién nacido hijo de Dios, para morar allí. Es casi inconcebible creer que Dios vendría y viviría dentro de nosotros, pero es verdad. Toda persona que ha cumplido las condiciones de la salvación, ha recibido el Espíritu Santo en el momento de su conversión.

La Biblia dice:

(Hechos 2:38) “Arrepentíos y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de los pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo” .

Cuando uno sinceramente y con un corazón honesto cree en el Señor Jesucristo, y se arrepiente de sus pecados, y recibe el bautismo en agua el Espíritu del Señor viene y vive dentro.

El Espíritu no necesariamente infunde a cada creyente, pero sí mora dentro de aquellos que son creyentes. Nota lo que Pablo dice a los cristianos en Corinto:

“¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?” 1 Corintios 3:16.

No dice que estos cristianos (que fueron culpables de errores teológicos), deberían ser los templos del Espíritu Santo, pero dice que son los templos del Espíritu de Dios. Y luego apela por una vida santa consistente con las normas de Aquel que mora en su interior. Nuestros cuerpos son la sede de Dios aquí en esta tierra, y por lo tanto necesitamos mantener nuestros cuerpos física y moralmente limpios, porque estos cuerpos son los templos de Dios.

Mi cuerpo es el lugar donde yo (el verdadero yo) vivo, y el Espíritu Santo vive allí también. Y como vivimos en la misma casa (este cuerpo), somos vecinos cercanos. Y tenemos que tener cuidado de no permitir que nada en nuestras vidas le haga sentir incómodo.

La Biblia dice que nuestro cuerpo es la morada del Espíritu Santo “a quien vosotros tenéis de Dios, y no sois vuestros”.


Debemos recordar esas palabras y repetirlas una y otra vez. Debemos decirlas hasta que nos agarren para que nunca las olvidemos. “Mi cuerpo es el templo del Espíritu SantoDios mora en mí.” Mañana, cuando la tentación se te presente, dilo de nuevo: “Mi cuerpo es el templo del Espíritu Santo, Dios mora en mí.” Cuán cuidadosos debemos ser, no sea que contristemos al Espíritu Santo que mora dentro de nosotros.

 

El Espíritu nos llena

Todo aquel que sinceramente ha abierto la puerta de su corazón a Cristo, ha sido regenerado, bautizado y habitado por el Espíritu. Pero muchos nunca han experimentado la llenura del Espíritu de Dios.

¿Qué fue lo que causó una transformación tan poderosa en las vidas de esos discípulos cobardes en los días del Nuevo Testamento? ¿Cuál era el secreto del poder con que aquellos hombres de Dios predicaban el Evangelio?

La respuesta es simple: “Todos fueron llenos” No se nos manda en las Escrituras que seamos habitados por el Espíritu (ni se nos manda ser bautizados con el Espíritu) estas cosas ya han sucedido desde el momento en que nos convertimos en cristianos. Pero se nos ordena que seamos llenos del Espíritu.

Pablo dice en Efesios 5:18 (y esto es un imperativo; es un mandamiento): “No os embriaguéis con vino, en el cual hay exceso, sino sed llenos del Espíritu”.


En otras palabras, nosotros que somos siervos del Señor, estamos obligados a ser dominados y controlados e influenciados por el Espíritu Santo tanto como el borracho con su vino. Así como el borracho se entrega completamente (cuerpo, alma y espíritu), todo lo que es y todo lo que hace, al alcohol, así también nosotros que somos hijos de Dios, debemos entregarnos completamente (todo lo que tenemos y todo lo que somos), al control del Espíritu. Necesitamos hombres y mujeres que estén borrachos del Espíritu Santo.

El Espíritu Santo es una persona (no puede ser dividido). O lo tienes todo o nada de él. Es imposible tener parte del Espíritu. Nuestro problema aquí no es obtener más del Espíritu, sino dejar que Él tenga más de nosotros. Dios desea llenarnos con Su Espíritu, pero sólo lo que está vacío puede ser llenado. Obviamente no podemos ser llenos del Espíritu Santo si estamos medio llenos de deseos egoístas. Es una ley fundamental de la naturaleza que dos objetos no pueden ocupar el mismo espacio al mismo tiempo.

El Espíritu Santo no compartirá su corazón con alguna transgresión o algún hábito sucio. Cuando el pecado sale, el entra. Es así de simple. Si tomo un vaso de agua y lo pongo boca abajo, el agua se acabará (y puede que pienses que el vaso está vacío), pero no lo está, porque inmediatamente el aire se precipitó y tomó el lugar del agua. Y así es con el Espíritu. Él ocupa inmediatamente cada parte de nuestro ser que le entregamos.

¿Tienes un espíritu implacable, una lengua aguda, un hábito sucio? Hasta que te deshagas de estas cosas (a través de una decisión honesta de tu mente de dejarlas a un lado), nunca serás lleno del Espíritu.

Debemos juzgar el pecado en nuestras vidas, y entonces cuando lo hayamos confesado y dejado a un lado, el Espíritu entrará y tomará control total. Y las Escrituras tienen claro que esta experiencia debe repetirse muchas veces; de hecho, debe ser una experiencia diaria. Efesios 5:18 dice literalmente: “Sigue siendo lleno del Espíritu”.

Si no estás en la familia de Dios hoy, confía en el Salvador y deja que el Espíritu Santo tome el control de tu vida. Si te arrepientes y crees en el Evangelio, Dios perdonará tus pecados y borrará el registro pasado de tu vida. Recibirás el Espíritu Santo que vivirá en tu corazón.

No hay comentarios