Radio en VIVO

De su interés

La Iglesia Cristiana tiene la autoridad..


En este proceso violento, como pueblo de Dios, y como Iglesia, son los autorizados de parte del Altísimo, para intervenir a través de la Oración, la Intercesión, el clamor, la Adoración, la alabanza, para librar una guerra espiritual contra el reino de las tinieblas, que ya fue derrotado.

Estas protestas han sido infiltradas por actos de hechicería y brujería, culto a changó, espíritu exaltado en Latinoamérica, acompañando estos desordenes de acciones de las tinieblas, para fomentar el caos, pero sabemos de antemano que la iglesia cristiana tiene la autoridad para librar de las regiones celestes y limpiar los aires en el ámbito espiritual contra las potestades del mal y crear un cerco de protección al pais.

La palabra de Dios dice: “Exhorto, ante todo, a que se hagan rogativas, oraciones, peticiones y acciones de gracias, por todos los hombres;

por los reyes y por todos los que están en eminencia, para que vivamos quieta y reposadamente en toda piedad y honestidad.

Porque esto es bueno y agradable delante de Dios nuestro Salvador,

el cual quiere que todos los hombres sean salvos y vengan al conocimiento de la verdad.

Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre,

el cual se dio a sí mismo en rescate por todos, de lo cual se dio testimonio a su debido tiempo.” (1 Tim2:1-6).

Una cuenta afirma que Changó fue fascinado con energías mágicas. Él causó inadvertidamente una tempestad de truenos y el relámpago pulsó su propio palacio que mataba a muchos de sus esposas y niños. Un día él salió de su reino y viajó a Koso donde él se colgó.

Quizás el culto de Changó puede en lugar de otro, estar dirigido al uso arrogante de la energía militar en la dirección política.

En otro aparte, la Palabra de Dios nos dice:

2Cr 20:15  y dijo: Oíd, Judá todo, y vosotros moradores de Jerusalén, y tú, rey Josafat. Jehová os dice así: No temáis ni os amedrentéis delante de esta multitud tan grande, porque no es vuestra la guerra, sino de Dios.

Esto Dios nos dá la victoria, pero tenemos que unirnos en un solo cuerpo paca clamar.

 

Total que en el pueblo de Dios, esta el poder para contrarrestas todo tipo de violencia, unidos obtendremos la victoria.

No hay comentarios